Recomendaciones alimentarias para embarazadas en época invernal
Hospital de la Madre y el Niño
 

Recomendaciones alimentarias para embarazadas en época invernal

El Hospital de la Madre y el Niño, a través del equipo de Nutrición, brindó una serie de recomendaciones alimenticias dirigidas a mujeres que se encuentren gestando su embarazo durante la época invernal.

Miércoles de 16 Octubre de 2019

10:20 | El equipo está integrado por las licenciadas Yanina Gil Valentín, Viviana Díaz y Eliana De la Fuente quienes realizan doble turno, atienden consultas en el internado, tanto de niños como embarazadas y consultorios externos. En la oportunidad las nutricionistas destacaron la importancia de la alimentación durante el embarazo “puesto que es una etapa biológica diferente y esencial  para poder cubrir no solamente los requerimientos maternos sino del feto en gestación”. La consulta nutricional, como la consulta al obstetra son igualmente de importantes, “nosotras nos encargamos del seguimiento nutricional, puede que el obstetra oriente sobre algún tipo de alimento, pero es bueno que siempre acudan a la nutricionista para que se le realice un plan equilibrado donde se tenga en cuenta la alimentación en calidad, en armonía, en cantidad”, sostuvo Gil. Se busca conseguir un plan alimenticio que sea un equilibrio de nutrientes acordes a la persona con su talla, su peso, semana de gestación. Además se debe tener en cuenta la situación económica de la embarazada, teniendo en cuenta que sus ingresos puedan cubrir lo requerido en el plan alimentario. “Muchas mamás creen que por estar embarazadas deben comer por dos y suben el doble de peso. Después tenemos el riesgo de complicaciones con la obesidad sobre todo después del postparto, por ello siempre recomendamos que se coma variado, saludable y lo necesario. Es recomendable comer cada 2,5 horas cosas pequeñas pero saludables y nutritivas”, expresaron. La diabetes gestacional se da durante el embarazo y puede o no seguir después en el postparto, es por ello que desde el servicio de nutrición se realizan un plan alimentario especial, y cuando la mujer recibe el alta junto a su bebé lleva algunas recomendaciones sobre cómo alimentarse después. La licenciada De la Fuente agregó que “si bien hay embarazadas que también que son hipertensas y celíacas, en su mayoría encontramos mamás con diabetes y obesidad”. “A veces nos sucede que en el Servicio de Internado, las mamás vienen a consultarnos cuando están en su última etapa de embarazo para realizar un plan nutricional, en ese momento ya no ayuda a su gestación”. En cuanto al aumento de peso durante el embarazo, las nutricionistas destacaron que en el primer trimestre una paciente normo-peso o con sobrepeso no debería aumentar “hay casos en los que aumentan 10 kilos en los primeros tres meses y ello no es bueno para la salud de la mujer ni tampoco para la del bebé. Lo ideal es que suban en  el segundo y tercer trimestre para un peso ideal”. Es muy importante una dieta variada en alimentos durante el embarazo, consumir cereales, legumbres, lácteos, frutas, verduras, carnes, grupos de aceites y azucares, estos últimos en menor cantidad. Y en especial, las mujeres en esta etapa necesitan beber mayor cantidad de agua. No hay un alimento que contenga todos los nutrientes que demanda el cuerpo, por ello es de suma necesidad realizar una alimentación variada. La embarazadas deben recordar siempre consumir las verduras de hojas verdes, (acelga, espinaca, lechuga) o zapallitos verdes que brindan mucho hierro y demás nutrientes que reclama el organismo. Evitar el consumo de té, mate cocido, café y gaseosas durante o inmediatamente después de las comidas, porque dificultan la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal. Ingerir con frecuencia lácteos por el calcio que necesitan tanto el bebe como la madre, puesto que el niño que están gestando sacará el calcio del hueso de su mamá y ella puede descalcificarse. También aconsejaron consumir cereales, ya que aportan vitaminas y minerales, frutos secos que aportan ácidos grasos esenciales y que son indispensables para el desarrollo del tubo neural del bebé. Durante el embarazo deben disminuir el consumo de azucares, sal y grasas en general, aceites, evitar frituras y el alcohol, el cigarrillo, las drogas. En cuanto al uso de la sal, la cantidad diaria no debe superar el tamaño de una cucharadita de té. Es recomendable consumir aceites esenciales omega 3 y 6 ya que ayudan al cerebro del bebé a desarrollarse y funcionar adecuadamente. Esto lo encontraremos en frutos secos, pescados y mariscos. Se sugiere un consumo de al menos una vez por semana. Vale aclarar que no se debe hacer dieta, sino un plan de alimentación, por ello la licenciada Yanina Gil Valentín aclara “la dieta es eliminar algunos alimentos, un plan alimentario es educar al paciente como debe organizar el consumo de alimentos con los permitidos y no”.

DOCUMENTOS
LINKS DE INTERES CLIMA
BUSCADOR
NOTICIAS DE LA MISMA CATEGORÍA